martes, 22 de septiembre de 2009

Single ladies

En Sexo en Nueva York acuñaron el lema (que yo he tuneado a mi manera para este blog) de "Soltera y fabulosa". Y es que, si te guías por la serie sobre Carrie Bradshaw y compañía, ser una soltera de más de treinta tiene que molar un montón, si tienes pasta, un trabajo relajadito y vives en Manhattan. Escribes una columna a la semana contando tu vida amorosa o la de sus amigas (vamos, lo que hace de gratis cualquiera que tenga un blog personal), y el resto del tiempo lo destinas a ir de compras a Dior, Manolo Blahnik y similares, tomar cócteles Cosmopolitan en los pubs más "in" de la Gran Manzana o ligarte a tíos buenórrimos, forrados o ambas cosas a la vez.

El problema viene cuando no vives en New York sino en una esquinita de la Península Ibérica; cuando tienes que hacer algo más que escribir medio folio a la semana para ganarte la vida; cuando en vez de comprarte unas sandalias de Loubotin las tienes que comprar de "Calzados Manoli", y cuando a fin de mes, si es que sales, vas a birras o a litros de calimocho con treinta añazos porque te duele en el alma que te cobren cinco euros por un Martini Limón, que encima probablemente sea un "Maritrini " porque las falsificaciones de top manta llegaron antes al mundo del alcohol que al de los bolsos. Me hace gracia lo de que los "singles" están de moda, y que si los viajes para singles y las fiestas para singles. Honestamente, un single es un soltero forrado de pasta que puede permitirse soltar 3.000 euracos para irse de crucero por el Caribe con otras 200 personas tan desesperadas por ligar como él. Si eres submileurista y como mucho ligas, o lo intentas, en el bar de turno, eres soltero y punto.

Y ligas, o lo intentas, si es que sales, porque en la serie de televisión, la Bradshaw tenía a sus tres inseparables amigas dispuestas a apuntarse a un bombardeo, ya sea para irse de compras, que para cenar, que para irse de fiesta. Algo parecido pasaba en Friends, donde los seis mismos amigos estaban siempre juntos durante diez años para fiestas, viajes y jolgorios varios. La amistad era el centro de todo y en torno están ya las parejas, familiares, etc.

En la vida real, sin embargo, cuando estás soltera y rondas los treinta, la situación varía un poco. A lo mejor te sigues sintiendo como una veinteañera universitaria (más que nada porque cuentas con el mismo presupuesto, así que sigues vistiéndote en el Berhska, sobreviviendo con macarrones Hacendado y yendo a bares de los de "dos litros de calimocho por cinco euros", como en tus tiempos de facultad), pero no cuentas con el grupo de apoyo dispuesto a seguirte el ritmo. En algún momento, mientras tú hacías no tienes muy claro el qué, tus amigos del alma evolucionaron, como los Pokemon. Y ahora quien más quien menos tiene su pareja estable, su hipoteca, su trabajo fijo o su puesto de funcionariado, sus nuevos círculos de amigos (compuestos por otras parejas con hipoteca y trabajo fijo) o incluso algunos han procreado, y tú no tienes muy claro a qué has estado dedicando el tiempo mientras los demás lo dedicaban a convertirse en personas adultas.

Por lo general, cuando has llegado a los treinta, buena parte de tus amigas o conocidas de los 20 han ido desapareciendo por un misterioso fenómeno llamado "la abducción parejil". Sí, son esas amigas que una vez han amarrado a alguien, desaparecen del mapa. Y de ellas nunca más sabes nada, aunque hay alguna que tras romper con el maromo, cuatro o cinco años después, te vuelve a llamar con todo su morro para ver qué planes hay para esa noche con toda la tranquilidad del mundo, como si hubierais estado tomando café el día anterior.

Afortunadamente, no todas son así. Y hay amigas que siguen comportándose como tales así se emparejen, o se casen, o tengan siete hijos, dos perros y un chalet adosado. Y siguen llamándote para hacer planes contigo. El problema es que lo mismo su plan para esa noche es jugar al trivial en casa con su novio y otra pareja, o ir a comprar una faja ortopédica para la suegra, que lo mismo no es tu idea de un fin de semana emocionante y lleno de diversión.

Luego está el tema vacaciones. Ahí estás tú, emocionada porque acaban de decirte las fechas de tus vacaciones, y ves que coinciden con las de un par de amigas, y lo mismo hasta tienes suerte y te da el presupuesto para algo más que un bonobús. Así que lo comentas con ellas, a ver si alguna se apunta a alguna escapadita a un exótico destino...

-Yo es que me voy con mi novio a Punta Cana. Pero este año sólo dos semanas y luego no voy a hacer nada más, que con esto de la crisis estamos fatal fatal y no llegamos a fin de mes...

-Yo es que la segunda semana me voy con mi chico de ruta por el sur... pero bueno, esta primera semana estoy aquí en la ciudad, ¿eh? Así que podemos quedar a tomar cafés, y esas cosas...

-Yo me voy con mi novio, su hermano, la novia de su hermano y otras dos parejas a una casa rural. Pero oye, apúntate si quieres.

Total, que acabas pasando las vacaciones en tu city, con un agobio del quince y tomándote cafés con tu amiga número dos y su novio, que aprovechan para enseñarte las guías de viajes que se han comprado para su rutilla vacacional.

Por no hablar de que, cuando teníais 19 ó 20 años, todas teníais un bagaje parecido (rolletes, relaciones más o menos cortas, tonteos varios), así que a ti te gustaba fulanito, que iba siempre por el mismo bar, y ella te acompañaba al bar y ejercía de casco azul en misión de apoyo: esperaba a que hablaras con él, o se acercaba a uno de sus amigos preguntándole si no la recordaba y jurándole que estuvieron juntos en parvulitos y se comían a medias las Milán Nata, para que se juntaran los grupos y tuvieras oportunidad de intimar. Pero cuando tenéis 30 y tu amiga lleva cinco años emparejada, ha formateado la parte de su cerebro en la que se almacenaban esos trucos. Le sigue haciendo ilusión, eso sí, hacer de celestina, pero su idea para eso es invitarte a cenar, invitar también a un amigo de su churri, y hacer comentarios del tipo: "Juan, esta es mi amiga Paqui. Ahí donde la ves, tan guapa y tan simpática, está soltera, igual que tú. ¿No es una pena? Bueno, que igual no lo pillas, pero estoy soltándoos una sutil indirecta... Que os enrolleis ya, venga, así podemos salir los cuatro en plan dobles parejitas..."

En fin, que estoy pensando que, en el improbable caso de que el periodismo y mi futura licenciatura en Filología no me hagan inmensamente rica, lo mismo es una buena oportunidad de negocio: una especie de "meetic" donde en vez de pareja con fines sentimentales o sexuales (que a fin de cuentas es lo que busca todo el mundo ahí, aunque mientan como bellacos diciendo "sólo busco amistad ... y lo que surja"), personas cuya vida social se haya quedado reducida a su mínima expresión busquen a otras personas con aficiones similares para ampliar su círculo y compartir momentos de ocio. ..

9 comentarios:

nina dijo...

Me suena, aunque sobre la distinta evolución del personal se podrían escribir varios posts desde diferentes puntos de vista. En mi grupo de amigas están la casada, la que tiene novio pero como si no, las solteras y yo, ese híbrido de la naturaleza. La casada hace su vida, las demás siguen haciendo botellones con 30 tacos y yo me veo que no pertenezco a ninguno de los dos mundos. Porque a veces, cuando la gente se casa, no es que no aparezcan, pero en un porcentaje muy alto de casa son incapaces de aparecer sin llevar al apéndice incoporporado (y tu pareja también, para que no se aburra). Y claro, por muy bien que te caiga el sujeto en cuestión igual no tienes ganas de llorarle encima tu último disgusto para que te mire como si fueras una pseudosolterona psicótica... Lo del botellón... me he hecho mayor, la verdad.

Paro ya...

MissMurphy dijo...

Nina, eso es lo mejor de todo, lo de que tengas que llevar novio para que entretenga al suyo. Yo tengo alguna amiga que alguna vez me ha dicho que claro, si yo tuviera novio podríamos vernos más a menudo, porque podríamos hacer planes de dobles parejas... O mejor dicho, tuve alguna amiga que me lo dijo: normalmente dejan de serlo en breve, porque si necesito venir con accesorios y ken incorporado como la barbie para que se ajunte conmigo, ni es amiga ni es na..

Ezne dijo...

Pues para que vamos a seguir dando más vueltas??? Lo tengo asumido, yo los zapatos en "calzados Diana" que los Manolos no me quedan bien.

Tengo una amiga, que hace un mes y medio que fue mami, y que el sábado nos invitó a un botellón. Alucinada. Supongo que la niña al día siguiente estaría durmiendo, entre los restos de ron en las tetas y que un bebe apenas necesita cuidados... Vivir para ver.

Luego está la amiga soltera amargada, que creo que aquí no la has mencionado. Esa amiga soltera asetada con problemas existenciales que seguramente se queja de que no echa un polvo y seguramente no sepa que es probable que con ese careto asuste a todo dios.

En fin, que estoy en la misma situación así que... un Meetic para amistades YA. "Encuentra a tu grupo de amigos ideal" yo te juro que me apunto a pilates, bailes de salón, clases de cerámica o lo que haga falta pero yo exijo la renovación ya!

Illuminatus dijo...

1. Sex and the City creo que ha hecho más daño al movimiento de liberación de la mujer que beneficio porque cambia el modelo de tía que se queda en la cocina haciendo de madre y esposa por la pija cabeza hueca cuyas metas existenciales son una colección de zapatos más gorda que la de Imelda Marcos y un tío con la tranca como una Secuoya. Bravo, así se superará la imagen de la mujer como criatura estúpida y superficial.

2. Lo de adaptarse a un rol de madurez al entrar en una cierta edad y por unas ciertas circunstancias no quiere decir nada sobre la madurez. He conocido a tías (y tíos, claro) que planificaban su vida como si fuera una agenda, lo que es, por otra parte, una gilipollez. Algo del estilo de "cuando termine la licencitura, churri y yo nos vamos a vivir juntos y cuando pasen un año o dos nos casamos" o "cuando termine la tesis, mi novio y yo nos casamos".

Chorradas.

Las decisiones vitales se pueden tomar porque uno quiere y le parece adecuado y correcto según las circunstancias pero la vida no es un puto guión y hacerlo porque se ha planeado así es sólo otra muestra de que vivir al día es tan estúpido como trazar la vida con tiralíneas y luego agobiarse porque las cosas no salían como tú planeaste.

Rocío dijo...

La mayoría de las pelis americanas sobre solteras en la treintena reflejan un poco el mismo tipo de mujer que Sexo en Nueva York. Pobrecitas... no ligan, pero claro, es que se pasan todo el día en su super mega despacho, teniendo muchísimo éxito y no tienen tiempo para enamorarse ni para coger vacaciones (siempre les deben mogollón de días que la jefa/jefe les ofrece cuando les surge el "problema" que trate la película), y claro, llega la boda de su super mejor amiga y tienen que contratar a un tío buenorro para no quedar fatal, porque, claro, no vas a ir a una boda tú sola, sería como llevar un cartel diciendo "Soy una fracasada".

En fin... que me voy por las ramas... que aunque yo llevo vida parejil desde hace años, te entiendo.

Así que nada... a por el meetic para singles submileuristas... jeje.

(Puff... me cuelo sin permiso y te suelto este pedazo de rollo...)

Faraonika dijo...

¿En donde estaba yo cuando mis amigas evolucionaron como los Pokemon???Ni idea.

Lo peor de todo es que te miran como si tu vida fuese una auténtica ruina, como si ser una single lady fuese tener una enfermedad.

Hay más gente de la que nosotros pensamos de 30, soltera, submileurista y comprando en el zara...y son felices.

En fin, me ha gustado mucho tu blog y pasaré amenudo. Creo que nos cruzamos el dia que fuiste a por tabaco y la estabilidad se repartió.

Saludos!

Pikifiore dijo...

Yo estoy en tierra de nadie porque soy emparejada con espiritu de soltera,ya ves...Y me gusta más salir que a un tonto un lápiz.La verdad es que los de Friends siempre me dieron mucha envidia,ahi cumpliendo años y siempre juntitos los seis,yo,cuando veo las fotos con mis colegas a mis veinte años,me sobran dedos para contar a aquellos a los que aún veo,vamos, qu se reducen a...2? y eso con suerte.Yo es que de todos modos me he quedado un poco estancada entre los 20 y los 30, de los que me resisto a formar parte,asi que...en cuanto puedo me voy de botellon y a por minis de calimoche,ya ves.Y mi parejito tb se apunta a un bombardeo,asi que vaya dos...Un beso

MissMurphy dijo...

Ezne, acojonada me hallo con el botellón postparto, tu amiga más que leche materna segregará bayleys materno...

Illuminatus, aunque Sexo en Nueva York de feminista tiene poco yo creo que tampoco haga más o menos daño al feminismo: no sé, la tele está llena de series protagonizadas por tíos obsesionados con ligarse a macizorras y nadie se lleva las manos a la cabeza por ello ni dice que perpetúa la imagen del hombre como ser estúpido y superficial... Yo también conozco gente que lo lleva todo hiperplanificado. Otros, simplemente, les ha ido surgiendo así... pero bueno, cuando te cuadra que todo el mundo en tu entorno ha tirado por ese lado y tú no, quieras que no, estás desubicado.

Rocío, lo de las vacaciones en las películas yankis es de traca... es como el típico poli o periodista intreépido que hace una cagada mortal y el jefe en vez de echarle la bronca le dice que es que se implica demasiado y que mejor se tome unos días de vacaciones... como mi jefe, vamos...

Faraonika, el caso es que a muchas de las que te miran así podrías devolvérsela con gran facilidad. Pero no sé por qué, está socialmente aceptado que en una boda te digan: "uyyy, otra vez vienes sola? Bueno, nunca se sabe, igual conoces a alguien y a la próxima ya vienes acompañada", pero tú eres una arpía si a la susodicha le dices: "uyyy, otra vez tu marido se ha emborrachado y le está tocando el culo a tu prima de 17 años? Bueno, nunca se sabe, igual a la próxima ya te has animado a dejarle y vienes acompañada de alguien que no te deje en ridículo"...

Piki, yo de mis 20 conservo unos cuantos, pero son de la época universitaria, y como estudié fuera ahora están repartiditos a cientos de kilómetros...

Ika dijo...

Qué reflejada me he sentido!! jejeje

Friends y Sexo en Nueva York.... dos de mis series preferidas! Qué envidía me han dado siempre todos ellos, pero al final despiertas, ves la realidad y te das cuenta que esas cosas no pueden existir jajaja.

Nosotras somos 4, una de ellas, después de 8 años con el apéndice a todos lados y sin apenas verle el pelo, se casó hace un año y 9 meses duró la felicidad, ahora es una chica soltera y disfrutando de la felicidad, eso sí.... ahora quiere recuperar el tiempo con nosotras y encima no rechistes! Otra va a su bola independiente total viajando, independizada y no hay quien le vea el pelo y la 3ª está emparejada desde hace unos años pero no es de las de 24h pegada al novio (lo cual es un alivio).... y luego yo... la eterna estudiante, casi casi treintañera, sin pareja, sin dinero.... una alegría vamos! Así que a veces, es muy difícil no sentirse muy fuera de lugar!

Un besote!